jueves, enero 15, 2004

Premio directo...ahora sí

¡Enhorabuena! Le ha tocado una cafetera de regalo. O un viaje a Canarias. O un Ferrari. ¿Cuántas empresas hay dedicadas a mandar este tipo de cartas postales en las que se anuncian suculentos premios fraudulentos?

Pues bien, este tipo de publicidad engañosa podría tener los días contados. Un tribunal alemán ha condenado a una de estas empresas a pagar el premio anunciado a una consumidora. El juez ha sentenciado que la mujer tiene derecho a recibir los 9.305 euros que le prometían por escrito. Y no es el primer caso. Otro tribunal alemán también obligó a pagar a otra de estas empresas la cantidad de 4.090 euros a otra persona. Quizás sea el momento de empezar a mirar con otros ojos ese tipo de cartas absurdas. ¿Quién sabe? A lo mejor ahora sí que esconden un premio de verdad.