sábado, septiembre 11, 2004

Más cercanos

Hoy, seis meses después de la tragedia, conviene recordar. No caer en el olvido. El 11-M es una fecha que no debemos dejar pasar como un acontecimiento más del pasado. Por eso, hay que decir en voz alta que no olvidamos. E intentar sentirnos un poco más cercanos a las víctimas.

Más aún cuando está a punto de darse por cerrada una comisión parlamentaria de investigación. Una comisión que, por el momento, no ha servido más que para que lluevan las culpas de un lado al otro. Para atacar al oponente político. Pero sin voluntad de esclarecer lo ocurrido.

Más aún cuando hay víctimas que se sientan desamparadas. Heridos y familiares que necesitan todavía ayuda psicológica. Una ayuda que en su día les prometieron, pero que, seis meses después, no llega.