martes, septiembre 30, 2003

El mundo del coleccionable

Con la llegada de septiembre suele aparecer en los quioscos una singular raza, el coleccionable. Animal de grandes dimensiones que ocupa gran parte del espacio físico de los ya de por sí reducidos quioscos de calle.

En este curioso artículo se explica por qué funcionan los coleccionables.

Me quedo con dos ideas:

"Una venta masiva de la primera entrega asegura a los fabricantes un excelente retorno de la inversión y la producción de toda la obra planificada. Las sucesivas producciones se ajustan con facilidad a la demanda decreciente."

"La categoría de obras editoriales coleccionables (aunque lo que se venda sean muñecas o soldaditos, se acompañan siempre de fascículo explicativo) permite la aplicación de un tipo de IVA reducido."